Jornada intersemanal: ¿Rotaciones o pérdidas de titularidad?

Esta Jornada 24 hemos visto que muchos jugadores que esperábamos que jugasen, no lo han hecho. Como siempre que hay jornada entre semana, los equipos plantean la jornada previa teniendo en cuenta la maratón de partidos que se avecina. Ésto es inevitable. Puede verse como mala suerte, pero en Economunio nunca nos lamentamos y aconsejamos siempre centrarnos en buscar lo que esté en nuestra mano. Hace unos días avisamos de que habría que estar al tanto e intentar plantear la semana con una plantilla amplia. Hoy ofrecemos nuestro punto de vista sobre qué hacer en el Mercado con aquellos jugadores cuya suplencia nos ha pillado por sorpresa.

¿Qué debo hacer con mis jugadores que no han jugado?  ¿Fue rotación, o puede perder el puesto?

Nos han llegado varias preguntas de nuestros lectores esta jornada sobre esta cuestión. Lo primero que debemos hacer es informarnos sobre el motivo de la ausencia del jugador. Hay casos obvios de rotación, como los de los jugadores de equipos que jugaron en competición europea esta semana. Sobre todo, Celta y Athletic de Bilbao. Los que llevan sufriendo las rotaciones del Celta varias semanas, ya casi sabrán predecir quién va a jugar y cuándo. Por ello, en principio no habría motivo para pensar que no fue una simple rotación.

Los casos más preocupantes son otros. Cambios de jugadores de equipos que llegaban frescos a esta jornada y que podrían ser vistos no como rotaciones sino como cambios en los planes del entrenador. Por ejemplo: los casos de Chory Castro, Javi Fuego y Roberto Torres, entre otros. Ya sea por el empuje de la competencia (Jony Rodríguez vs. Chory Castro), variaciones de sistema (David López en el medio y Caicedo en punta) o suplencia repetida (Roberto Torres ya fue suplente hace dos semanas), éstos casos generan dudas.

En este tipo de casos, donde haya dudas, recomendamos informarnos bien, esperar y mantenernos alerta durante la semana. Esperar porque es muy posible que jueguen la jornada entre semana, así que ya que estamos, lo aprovechamos. Y mantenernos alerta porque, sí se diera el caso de que pierden protagonismo, podrían ser candidatos a una venta para hacer caja y reinvertir en otros jugadores recomendables que alberguen menos dudas.

En cualquier caso, estas jornadas son situaciones excepcionales. Lo mejor que podemos hacer es salir vivos de ella sumando cuantos más puntos mejor. El lado bueno es que nuestros rivales probablemente también se vean afectados. Casi nadie se va a salvar de tener al menos un “cero” inesperado.